18 de mayo de 2016

Semana de los Geoparques en Sierra Norte de Sevilla, 25/5-5/6/2016

¡Atención! Ya está disponible el programa de la Semana de los Geoparques Europeos correspondiente al Geoparque Sierra Norte de Sevilla, que comprende actividades muy diversas que se celebrarán entre el día 25 de mayo y el día 5 de junio de 2016. Consultad este enlace: https://www.facebook.com/PNSierraNorteSevilla/posts/945234498922549

ACTUALIZACIÓN A 24 DE MAYO DE 2016. ¡Atención otra vez! Hay un mensaje de ayer en el perfil de Facebook del Parque Natural Sierra Norte que dice que se ha actualizado el programa. Esta vez directamente pongo las imágenes que aparecen en dicho mensaje, para que os sea más facil consultarlo:














12 de mayo de 2016

Semana de los Geoparques en el Geoparque Sierras Subbéticas, 10-27/5/2016

En este archivo PDF que enlazo podéis consultar la programación de la décima Semana Europea de los Geoparques en el Geoparque Sierras Subbéticas de Córdoba, a celebrar entre los días 10 y 27 de mayo: http://www.juntadeandalucia.es/medioambiente/portal_web/web/temas_ambientales/espacios_protegidos/renpa/2016_05_dia_rn2000_parques/actividades/subb_geoparque/semana_geoparque_programa.pdf 

VI mesa mineralógica Ciudad de Córdoba, 21/5/2016

El 21 de mayo de 2016 se celebrará la VI Mesa Mineralógica Ciudad de Córdoba en el aula de la naturaleza del parque de la Asomadilla, en Córdoba capital, de 10 de la mañana a 2 de la tarde y de 5 de la tarde al cierre.

7 de mayo de 2016

Geolodía aplazado al domingo 15/5/2016

Los que se hayan apuntado al Geolodía habrán recibido el jueves un correo avisándolo, pero por si acaso lo pongo aquí también: por lluvia, se aplaza el Geolodía, que se celebrará el siguiente domingo, día 15 de mayo, con los mismos planes por lo demás.

21 de abril de 2016

Recordatorio actividades en primavera

Os recuerdo las actividades relacionadas con la geología que he puesto durante este mes de abril en este blog, y que se celebrarán muy próximamente: el Geolodía 2016 de Sevilla el primer fin de semana de mayo; la feria de minerales Mineralia 2016 que se celebra los días 22 a 24 de abril; la Semana de los Geoparques del 25 de mayo al 5 de junio en el Geoparque Sierra Norte; y la ruta de este domingo a Munigua.

Ruta a Munigua el 24/04/2016

Engranajes Ciencia vuelve a hacer este domingo la ruta a las ruinas romanas mineras de Munigua. Equivale a la ya celebrada en marzo y que puse en esta entrada del blog: http://geologiadesevilla.blogspot.com.es/2016/03/ruta-arqueologica-geologica-en.html .

19 de abril de 2016

Falsos iris desde Castilleja de la Cuesta



(Fotografías de Ana León, 2010.)

Esas nubes en forma de hilos o marañas, blancas, tenues, son nubes altas hechas de cristalitos de hielo que el viento desplaza. (Las de la parte baja de la foto son grises, pero eso es un efecto del atardecer.)

A izquierda y derecha del sol, en concreto a unos 22 grados a la izquierda y a la derecha, se observan dos trozos de arcos iris... que no lo son. Y es que los iris se dibujan sobre lluvia líquida, y aquí no la hay; rodean al punto del cielo opuesto al sol, y aquí rodean al sol. Definitivamente, no pueden ser iris.

Son “parhelios”.

A muchos os sonará el típico experimento en que un haz de luz blanca atraviesa un prisma de vidrio y sale por el otro lado (1) desviada y (2) descompuesta en colores (porque los distintos colores se desvían en ángulos ligeramente distintos). Pues los cristalitos de hielo de esas nubes funcionan como esos prismas. De hecho, son prismas, prismas hexagonales muy bajitos, como plaquitas dispuestas en horizontal. Y todos son iguales y desvían la luz en el mismo ángulo.

Ello se concreta en el parhelio de la siguiente manera. Centrémonos en el parhelio...



... de la izquierda. Los cristalitos de hielo que están en la banda de color rojo, desvían la luz roja hacia nosotros; la demás la desvía a nuestra derecha y no la vemos. De los cristalitos que están en la banda naranja, sale la luz naranja hacia nosotros, mientras que la roja pasa a nuestra izquierda, y la demás a nuestra derecha; por eso la vemos naranja. Desde la banda amarilla viene el amarillo derecho a nuestros ojos, pero el rojo y el naranja se escapan por nuestra izquierda, y los demás colores por nuestra derecha; de ese modo, esos cristalitos se ven amarillos. Y así, hasta llegar a la banda violeta, de la cual sale la luz violeta hacia nosotros, mientras que toda la restante pasa desapercibida porque se marcha a nuestra izquierda. 

Más a la izquierda de la banda violeta, los cristalitos desvían todos los colores a nuestra izquierda y no nos llega ninguno; más a la derecha de la banda roja, los desvían hacia nuestra derecha, y lo mismo.

En el parhelio que queda a la derecha del sol, la situación es simétrica a la dicha.

Estos parhelios no son demasiado raros, pero no solemos verlos porque, prudentemente, no tenemos costumbre de mirar hacia el sol. Si uno quiere ver parhelios, halos menores y otros fenómenos luminosos creados por las nubes altas cerca del sol, ha de acostumbrarse a mirar hacia el sol, tapándolo con la mano, cada vez que vea en el cielo nubes altas del tipo de los cirros y cirrostratos. A propósito: si ve parhelios, que mire también en lo más alto del cielo, justo sobre su cabeza; podría haber un “arco circuncenital”.



18 de abril de 2016

Nubes con "gorro" sobre Las Cabezas

Sobre Las Cabezas de San Juan, queremos decir.



La nube principal es el “algodón” del centro de la foto; el gorro es esa otra nube fina, horizontal, grisácea, que le ha salido justo encima. Si nos fijamos bien en la foto, hay otro “gorro” secundario muy tenue formándose por encima del primero.

Vale, no se parecen mucho a gorros, pero eso es porque la nube principal aún no ha crecido lo suficiente hacia arriba. Cuando lo hace, como ha pasado ya en esta otra nube cercana...




... sí se parecen bastante más a gorritos, de esos que se ponen los cardenales católicos, llamados píleos. De hecho, el nombre científico de semejante nubecilla acompañante es pileus.

Un pileus no es más que una parte de una capa de aire, que se hace visible cuando una nube que crece por debajo empuja a la capa hacia arriba. Ese ascenso basta para que el aire de la capa se enfríe y su agua gaseosa condense en gotitas. Así se forme la nubecilla y la capa se vuelve visible. Otras capas aledañas, se volverán visibles o no en función de su humedad y su temperatura.

Hay que aclarar que el aire en el pileus no está quieto. El aire circula a lo largo de la capa: sube y baja el abombamiento continuamente. Solo que al bajar las gotitas de agua vuelven a convertirse en agua gaseosa, y el resultado es que el pileus parece quieto sobre la nube principal.


Unos minutos después de hacer las fotografía anteriores, las dos nubes principales habían crecido más, y sus pileus estaban siendo alcanzados: 


A partir de ese momento, al aire de la capa le cuesta menos rodear a la nube que pasar por encima de ella, y por lo tanto no asciende, y no se hace visible.

17 de abril de 2016

Nubes con "tetas" sobre Sevilla

Lunes de Semana Santa. En la calle, un grupo de seguidores de las procesiones le protestan al cielo. Yo, subo a mi azotea a contemplarlo.

De una nube penden unas bolsas, algunas muy definidas, como ubres, que crecen hacia abajo:


El aire se está hundiendo, literalmente. En concreto, se está hundiendo el aire de lo alto de la nube. La nube por arriba es más bien blanca, como se vislumbra entre las bolsas; eso significa que hay bastantes cristalitos de hielo. Como los cristalitos de hielo apenas absorben la radiación solar, sino que la reflejan, el aire por allí se va enfriando. Y al enfriarse, pesa más. Se ha enfriado tanto, que pesa más que el aire de debajo, y se hunde a través de él. Lo hace en forma de protuberancias redondeadas que descienden: las bolsas. Al tratarse de aire frío, al bajar enfría al aire de alrededor, hace que su agua gaseosa condense en gotitas, y eso “hace nube” y vuelve visibles a las protuberancias.

Pero, ¿qué podemos decir de la nube de la que penden? Veamos una foto hacia el Norte, y otra hacia el Sur:

La nube parece formar una amplia cornisa, más fina hacia el borde, y más espesa y gris hacia el Este. Como estamos debajo, es difícil adivinar la forma general de la nube. Por fortuna, si miramos hacia el Noroeste, vemos a lo lejos otra igual, ya sobre la provincia de Huelva...


... con una silueta de yunque muy típica. Es una gran nube de tormenta, que ha crecido hacia arriba hasta dar contra esa “tapa” que es la tropopausa, a unos 12 kilómetros de altura (variable). Al llegar a la tapa, se expande hacia los lados, sobre todo hacia el lado hacia el que sopla el fuerte viento a esa altura; y así se forma el yunque.

Pues bien, nosotros estamos justo bajo el saliente de un yunque similar, donde con cierta frecuencia se forman las bolsas que hemos visto. Las mejores bolsas se forman en nubes de tormenta potentes. Quizá por eso se las ha llamado “bolsas de lluvia”; aunque por sí mismas no dejan precipitación que llegue al suelo. Lo que sí se observa a veces es que las bolsas emiten (o son atravesadas por) hebras de precipitación que no alcanzan el suelo:



De todos modos, una gran nube de tormenta de ese tipo siempre deja chubascos fuertes bajo su núcleo. Así que está claro que hacia el Este ha llovido o está lloviendo bastante. Por desgracia, un edificio nos impide verlo. Para arreglarlo, pondré un par de fotos de hebras de precipitación que sí alcanzan el suelo, caídas de una nube igual, un mes antes, a la altura de Osuna más o menos...


... y otra parecida tomada desde la Sierra de Estepa el mismo día:


Y para acabar, vamos al nombre técnico de nuestra nube. Las nubes que crecen en vertical a borbotones y tienen una parte alta como amontonada, que recuerda a una coliflor, son Cumulus (montón en latín); si crece muchísimo y llueve se llama Cumulonimbus (nimbus es lluvia, en latín); cuando la superficie superior no es lisa sino que tiene como pelos, es un Cumulonimbus capillatus (cabelludo); el yunque se llama incus (yunque); las bolsas se llaman mamma (teta); las hebras de precipitación que no llegan al suelo se llaman virga (cañas, ramas); y las que sí llegan al suelo, praecipitatio (precipitación). Sería entonces un Cumulonimbus capillatus incus, mammatus, virga, praecipitatio, o sea, un “montón lluvioso y peludo con un yunque tetudo y ramoso”...


Y esa era la nube que alcanzaba al barrio del Tiro de Línea el lunes de Semana Santa, y que obligó a “recogerse” a la procesión de la hermandad de Santa Genoveva. Y por eso le protestaba la gente al cielo. Sin siquiera mirarlo. 

16 de abril de 2016

Ruinas mineras (o no) en Villanueva de las Minas

En el borde de la “mesa” que corona la ladera occidental del arroyo Galapagar, se divisa una pequeña construcción...


... que de cerca resulta ser una especie de muro con contrafuertes: 


Si lo vemos por un lateral...... 


se nota que está hecho adrede en un talud, de manera que la parte alta queda a ras de suelo, y la baja también. El talud es artificial, y la propia construcción se hizo con bloques de roca de ese talud. En la parte baja, se abren dos cortas galerías...




... que comunican con el fondo de sendos “pozos”, los cuales se ensanchan hacia arriba hasta abrirse a la parte alta de la construcción: 



Junto a la boca de uno de los “pozos” hay restos de rocas con carbón...


... que no pueden ser de allí, sino de las minas de carbón que hay algo más al oeste. Alrededor de la parte baja de la construcción, se observan probables escorias:


No tengo ni idea del sentido de esta antigua construcción en ruinas. Me figuro que tendría una función relacionada con la minería, pero no sé cuál. De hecho pongo estas fotos aquí para que las vean algunas personas que saben del tema; si me dan una explicación, completaré con ella esta entrada.